Elogio de la vejez

Si te gusta, comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Tengo 75 años. He cotizado unos 40 años y cobro mi pensión, pero en absoluto estoy retirado. Leo y escribo un mínimo de tres o cuatro horas diarias. Nunca he tenido la lucidez y el sosiego del que ahora dispongo, una fluidez y creatividad sin parangón en mi larga vida profesional de periodista, porque ahora escribo lo que quiero, con total libertad, sin jefes ni condicionantes.

Vivo solo y hago todas las tareas de la casa sin ayuda. Paseo y hago meditación y ejercicio, no menos de tres o cuatro kilómetros diarios, a pesar de una ligera cojera por dos prótesis de cadera, el ritmo más pausado me permite fijarme mejor en lo que veo alrededor.  Siempre me ha gustado la naturaleza, pero ahora la siento más cercana, me «habla», me acaricia con su inmensa belleza. Una pequeña flor surgida como por milagro entre dos losetas de la acera me produce una callada alegría.

Elogio de la vejez Noticias Interesante

Cultivo amistades y relaciones, especialmente femeninas, pues me siento más cerca de las mujeres y sus sensibilidades. En mi barrio de Madrid veo muchos ancianos con sus bastones y andadores, a veces en sillas de ruedas, les comparto mi solidaridad, a veces entablo conversación superando mi natural timidez. Y me indigno con los cadáveres vivientes almacenados en asilos y residencias, brutalmente discriminados por la edad.

Me encanta el libro de Simone de Beauvoir, que escribió con 60 años «La Vejez». «En ningún otro aspecto de la vida -escribe- se muestra más desnuda la indecencia de la cultura que hemos heredado». La sociedad de la supuesta eficiencia aplasta los cuerpos envejecidos con una estúpida y culpable discriminación por edad, una despreciable parodia.

Elogio de la vejez

Las sociedades hipercapitalistas infravaloran y menosprecian las capacidades de las personas mayores. ¡Que desperdicio! Una gran parte de las sociedades históricas han reverenciado a los ancianos varones y con frecuencia -desgraciadamente- ha vilipendiado a las ancianas. Beauvoir tenía casi 40 años cuando un hombre más joven y muy inteligente, Claude Lanzmann, la propuso matrimonio. Ella descubrió que todavía era un ser apasionado y deseable.

La vejez nos da la mejor oportunidad para ser auténticos, para crearnos a nosotros mismos a través de nuestras propias elecciones. Para ser socialmente útiles. No mutilemos nuestros cuerpos, ni nuestra piel para escapar de la edad con máscaras, cada vez más costosas, que nos distrae del verdadero trabajo de saber envejecer, la autocomprensión más profunda. ¿Quién se apunta a este apasionante viaje?

Si te gusta, comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

*